Osteopatia Biodinàmica Craneosacral: Salut Física i Desenvolupament Espiritual

Terapia manual creada por el osteópata estadounidense Dr. Sutherland a principios del sXX.

SALUD FÍSICA

El objetivo de esta técnica es conectar con la Salud del cliente que se haya restringida bajo bloqueos causados por traumas, emociones no gestionadas, shocks, accidentes creencias y apegos.

Durante la sesión se crea un espacio relacional seguro donde el cliente es escuchado desde la receptividad y el no juicio. Esta escucha atenta y respetuosa de su historia y estructura facilitan la integración y el despliegue de su potencial.

El receptor accede de este modo a un estado profundo de relajación y su sistema ahora menos tenso es capaz de reorganizar, fortalecerse y ajustarse.

Apropiada para para personas de todas las edades y especialmente indicada en estas condiciones:

  • Artritis
  • Artrosis
  • Ciática
  • Dolor articular
  • Neuralgias
  • Ansiedad
  • Fertilidad
  • Hiperactividad
  • Depresión
  • Dolores espalda
  • Alteraciones de la ATM
  • Asma, bronquitis
  • Parálisis facial
  • Problemas digestivos

DESARROLLO ESPIRITUAL

¿Qué es el espíritu?
¿Qué es la Espiritualidad?
¿Quién soy Yo?

La Espiritualidad es un término difícil de explicar porque no se puede conceptualizar; es algo que hay que vivenciar. Se trata de una experiencia personal.

Espíritu: El viento del Universo que sopla en mi. La respiración, el Aliento de Vida que me anima. El Alma. El ser elevado.

Ser Espiritual puede ser tan sencillo en la vida como darme cuenta que soy algo más que mi personalidad y todo el conjunto de creencias y patrones me condicionan y limitan.

Ser Espiritual es sentir que además de ese Ego , en muchos momentos a lo largo de mi experiencia vital he podido contactar con una parte Esencial , profunda y grande portadora de cualidades tales como la serenidad, el amor, la generosidad, la libertad, la confianza, la bondad, la salud, y la sabiduría.

Ser Espiritual es estar Aquí y ahora experimentando que todo en mi vida está en orden y yo poseo el potencial y los recursos para reconducir mi vida si las cosas se tuercen.

Sensaciones tan cercanas como las que experimentamos al leer un poema hermoso, al contemplar la belleza de la naturaleza cuando damos un paseo,  fundirse con el ser amado en un suave abrazo, bailar y escuchar música, la alegría que sentimos con los logros y éxitos de nuestros familiares y amigos, la práctica de aquiternos y darnos pausa realizando algún tipo de meditación. Todos estos gestos  nos permiten estar en contacto con nuestro Espíritu y caminar trascendiendo las dificultades desde un lugar tranquilo, aceptándonos de forma amable tal y como somos, responsabilizándonos de nuestras  acciones  reconociendo sin culpa nuestras carencias para desde el reconocimiento se puedan soltar.

Ser Espiritual es difícil de explicar, pero más sencillo de realizar. Porque me doy cuenta que soy más que lo que pienso de mí, soy más que mi personalidad facilito el cambio en mi Vida y mi mirada contempla que hay posibilidades para alejarme del sufrimiento.

Ser Espiritual es dar espacio en nuestras vidas a la confianza a la inteligencia innata que hay en mí.

Me gustaría compartir una historia extraída de la tradición Oriental que ilustra de forma clara como se relaciona el ser humano con el Espíritu.

EL CARRUAJE
(En esta historia se compara al Ser humano con un Carruaje)

  • El Carruaje , es el cuerpo físico que encarnamos al nacer
  • El Caballo, son nuestras emociones
  • El Cochero, es nuestra mente, ego, personalidad
  • El Amo(dentro del carruaje), es nuestro Espíritu-alma

Para hacer el viaje de nuestras vidas debemos tener un cuerpo  sistema nervioso saludables así como una buena salud emocional que nos impulsara y dará energía para avanzar, descubrir y experimentar. La fuerte energía de las emociones ha de ser controlada y bien dirigida por el cochero, para que el carruaje no se desboque y se salga del camino pudiéndose romper el carruaje.  Cuántas veces nos dejamos llevar por las emociones colapsando y enfermando! Las emociones no nos deben dirigir eso es función de la Mente que con sabiduría lleva las riendas del caballo. Lo que nos cuesta de entender es que el Cochero (la Mente) no conoce el camino. Quien da las Instrucciones y conoce la ruta es el Amo. Es nuestro Espíritu quien nos guía.

Cómo está siendo nuestro viaje?

Paramos a sentir y escuchar que nos dice nuestro Espíritu?, o viajamos con el caballo desbocado de un lado a otro maltrechos , heridos, perdidos y condicionados por el miedo y las dudas basadas en experiencias del pasado que se han anclado en mi mente. (Si hago tal cosa…me quedare solo, si digo esto… no me querrán,  por ejemplo). Seguro se nos ocurren entre todos un sinfín de creencias limitadoras que nada tienen que ver con nuestro potencial o Espíritu.

Tener una Vida Espiritual es aprender a desaprender y estar más en contacto con esa parte esencial permitiendo si no es todo el tiempo , por lo menos a ratos nuestro Espíritu nos guie.

Estar al servicio de nuestro Espíritu nos acerca en el camino a paisajes de belleza, Amor, serenidad, y Salud.

La Osteopatía Biodinámica Craneosacral facilita desde la experiencia explorar las profundidades y el significado del Espíritu.

ORIGEN OSTEOPATIA BIODINAMICA CRANEOSACRAL
Para explicar los orígenes de esta terapia nos hemos de referir al trabajo y estudios realizados por el Dr. Shuderland que falleció en el año 1954. Shuderland estudio en EEUU junto al Dr. Still que fundó la primera escuela de Osteopatía.  El interés de Shuderland se centro al principio en comprender el funcionamiento mecánico de las estructuras del cuero (los Huesos), tratando así de devolverles su funcionalidad cuando existían lesiones. Se especializo en el estudio del cráneo y pudo constatar que los huesos que lo conformaban no estaban soldados como argumentaban sus colegas sino que respiraban entre sí como si fueran las agallas de los peces. Estaban biselados y expandían y retraían.

Fabrico un artilugio que se colocaba en la cabeza bajo la supervisión de su mujer, que obstruía el movimiento de los huesos y pudo comprobar que la falta de estos micro movimientos le generaban síntomas que no solo se centraban en la cabeza, sino que también todo su cuerpo enfermaba. Llegados a este punto en su investigación su práctica clínica con los clientes se oriento a promover el movimiento de estos huesos consiguiendo grandes éxitos (en aquella época se le tachó de Brujo).

A estos movimientos entre los huesos les llamo Respiración Primaria: Expansión y Retracción.

Comprobó que el movimiento o Respiración se producía de igual modo en todo el sistema central y de ahí a todo el organismo: Cráneo- tubo dural- sacro.

¿Pero de dónde surgía esta cadencia?

Shuderland constato que el origen de este movimiento era impulsado por el líquido cefalorraquídeo actuando como una bomba desde el interior.
Actualmente se ha demostrado gracias a estudiosos en el campo de la embriología que el embrión se desarrolla gracias a este impulso. La célula pasados los 14 días de la concepción forma un surco en su línea media y se dobla sobre sí misma. Este surco será el tubo dural -canal central desde donde como referente el resto de nuestras estructuras se irán desplegando. Pero de donde surge esta fuerza  energética creando un surco en la célula y que posibilita el desarrollo de embrión?

A este impulso, fuerza se le conoce con el nombre de Qi; Prana, inteligencia innata generadora de todo en el Universo.

En el marco terapéutico de la Osteopatía Biodinámica Craneosacral apelamos a esta fuerza – inteligencia que es potencial y nos dice el cuerpo siempre va a tener la inercia de repararse (Homeostasis), a pesar de lo poco que lo cuidamos.

Durante las sesiones de Biodinámica craneosacral  el terapeuta escucha esta pulsión profunda que es expresión de la fuerza de nuestro Espíritu donde se aloja mi Salud en Mayúscula.  Nuestra salud, nuestro Espíritu esta siempre disponible esperando a ser escuchado y visto muchas veces restringido y encapsulado por nuestras experiencias vitales no resueltas, traumas conscientes o inconscientes, accidentes, mala gestión emocional,  creencias limitantes( no sirves, no soy valioso, no soy capaz) y no haber tenido la posibilidad de crecer en un entorno familiar seguro donde ser escuchados . Es como si mi Salud y Espíritu estuvieran bajo un manto de lava solidificada.

Durante las sesiones el terapeuta sea cual sea el síntoma o la patología por la cual se haya el cliente con nosotros, lleva el sentir y la mirada desde el no juicio y dando suficiente espacio a la relación al espíritu – salud que al ser reconocido y sentirse escuchado se despliega trabajando inteligentemente para disolver nuestras restricciones, nudos que si no son tratados acabaran causando enfermedades crónicas. Esto ocurre en un plano holístico (físico, emocional, mental, espiritual). Se liberan memorias de lesiones, traumas, sufrimiento y se restablece al ritmo del cliente el equilibrio. Permitir se exprese la cadencia de expansión y retracción genera espacio en nuestro cuerpo y gracias a esto se produce desde la reparación de una articulación , la alineación de nuestra columna y la comprensión de ciertos hábitos que me estaban bloqueando y no me permitían avanzar ni estar en paz conmigo mismo.

La misma fuerza surgió para crearnos y permitir nuestro desarrollo uterino y más adelante en el crecer de la vida se hace presente y está disponible Ahora.
Ser escuchado es ser sanado.

Ser escuchado profundamente es ser sanado profundamente.

El terapeuta establece un contacto suave a través de las manos con el cliente generando un espacio relacional de seguridad  poniendo la mirada y toda su presencia en salud, en este potencial que hay en todos, para sostener lo que acontezca. Ambos van juntos a un estado de quietud, meditación profunda.

“El primer objetivo para el terapeuta es encontrar la salud, la inteligencia Innata en su cliente, cualquiera puede encontrar la enfermedad”

El terapeuta conoce y mira la lesión ya sea física o emocional pero se orienta a mirar también las partes sanas. El potencial, la fuerza del Espíritu.

De esta relación el cliente obtiene su propia experiencia de que es estar en contacto con el Espíritu.

En este punto y ya para finalizar me gustaría presentar un texto sobre la espiritualidad del Dr. Andreas Moritz del libro Rasgar el Velo de la Realidad:

“El momento divino que es un campo de todas las posibilidades no está retenido en el pasado ni trazado hacia el futuro. Es libre y siempre presente en cada uno de los segmentos del tiempo. En este lugar sagrado estamos en paz con nosotros mismos y con el mundo.

En el mismo momento en el que entramos en el estado de gracia (un estado de no separación), nos completamos. Dado que comprendemos nuestra totalidad, nos sentimos realizados. No hay nada más que descubrir, entender o experimentar. Estamos tranquilos, somos Amor y estamos completos. Estamos en casa.”